Como planificar la reforma de una vivienda

Como planificar la reforma de una vivienda

Para tener éxito, todo proyecto de reforma, necesita una planificación inicial con la que se pueda prever hasta las posibles imprevistos o gastos extras. Una buena planificación incluye considerar una serie de factores que respondan realmente a nuestras necesidades reales para que el resultado final sea completamente de nuestro agrado. Por ello, queremos enseñarte hoy como planificar la reforma de una vivienda, para que toda la obra pueda desarrollarse del mejor modo posible.

como-planificar-la-reforma-de-una-vivienda

¿Cómo planificar la reforma de una vivienda?

Hay un momento en el que, al ver nuestros espacios, ya sea el baño, la cocina, nuestra habitación o cualquier otro espacio, concluimos que necesitamos una reforma con urgencia, en especial cuando tales estancias tienen una gran cantidad de años sin ser reformadas, o simplemente es necesario cambiar la distribución de la misma para hacerla más funcional.

Lo cierto es que cuando se busca hacer un cambio en nuestro hogar, es porque queremos mejorar nuestra calidad de vida, y no hay nada que genere mayor sensación de bienestar y confort que una casa con espacios bien pensados y en perfecta armonía. Por ello, consideramos que toda inversión que se haga a los espacios de nuestra casa mejora nuestras vidas.

Sin lugar a dudas, una reforma es una decisión realmente importante. Por ello, antes de iniciar una reforma, lo más recomendable es que esta pueda estar bien planificada y organizada, así, los posibles imprevistos no te tomarán por sorpresa. Esto te ayudará a mantener el presupuesto controlado y conseguirás los resultados esperados.

Sigue estos consejos sobre cómo planificar la reforma de una vivienda para que tengas éxito:

1.      Define tu reforma

En primer lugar, debemos pensar en que necesidades reales hay en nuestra vivienda, al definirlas bien, podremos plantearnos de manera objetiva cuáles son los cambios que realmente necesitamos aplicar.

Para ello, puede ayudarte realizar una lista con todo aquello que nos gustaría reformar, incluyendo los acabados estéticos. Por supuesto, este primer paso requiere de un tiempo de reflexión muy necesario e importante, y, no hay que tomárselo a la ligera o decidir con premura.

Incluso, tener una lista definida de los cambios a realizar en tu hogar te permitirá consultar webs especializadas con las que puedes calcular un presupuesto en línea y así tener una aproximación de todos los gastos que finalmente tendrás con tu reforma.

2.      Calcula y vigila el presupuesto

Al tener una idea de todo lo que quieres reformar se pasa al segundo paso que no es nada más y nada menos que calcular el presupuesto. De hecho, al pedir un presupuesto, podrás invertir en lo que es verdaderamente necesario, como por ejemplo en rehabilitar tus espacios energéticamente para que el consumo de energía sea más eficiente y a la larga puedas ahorrar mucho más en tus facturas.

Es importante que en el presupuesto se desglose todo lo que implicará un gasto en la reforma. Además del coste de los trabajos que llevará a cabo la empresa de reformas, también hay que considerar como parte del presupuesto las tasas y licencias a pagar, así como esos gastos adicionales que todos olvidan, como lo son los sacos, contenedores y transporte para trasladar los escombros, por ejemplo.

Una vez que se obtenga un presupuesto establecido con ayuda de los profesionales, siempre se debe considerar una partida para gastos extras, en caso de que surja algún inconveniente durante la obra. Así no te tomarán por sorpresa los imprevistos.

3.      Encuentra a los mejores profesionales

Vale la pena mencionar que, para determinar un presupuesto real de una reforma, es necesario seguir las pautas y los consejos de los profesionales en el área. Por ello, necesitas acudir a la mejor empresa de reformas de tu comunidad.

Te servirá conocer su trayectoria, revisar sus trabajos anteriores y la opinión de sus clientes de ser posible. Revisar a detalle sus anteproyectos, sus planos, sus proyecciones, te ayudarán a acercarte a un posible resultado final impecable.

Resulta muy útil ubicar profesionales que trabajen con imágenes 3D, pues eso te ayudará a visualizar la futura composición de los espacios reformados. Por supuesto, estos profesionales deben ser capaces de aconsejarte sobre las posibles soluciones a la estructura, la distribución del espacio o las sugerencias estéticas. Todo esto acompañado de un presupuesto detallado.

Es importante señalar que es necesario que la empresa de reformas seleccionada cuente con los profesionales necesarios. Por ejemplo, un arquitecto es un profesional imprescindible para tu reforma porque este es capaz de detectar los problemas tanto estructurales como de distribución, aportando soluciones de habitabilidad y funcionalidad que se adapten a tus necesidades.

4.      Pide todos los permisos necesarios

Finalmente, esta empresa de reformas que hemos elegido, debe conocer a la perfección cuáles son los permisos que se necesitan al llevar a cabo una obra de esta envergadura, deberán poder guiarte con estos trámites. Pero, para que tengas una idea, te explicamos un poco:

  • Obras que no necesitan licencia: Son aquellas que se consideran reformas pequeñas en una vivienda, como lo son el pintar las paredes o renovar las instalaciones de gas, calefacción o electricidad.
  • Obras que requieren de la Actuación Comunicada: este trámite se necesita al realizar obras sencillas que no terminen por afectar la estructura de la edificación, y que, además, no se necesite ningún proyecto para realizarlas. Este tipo de obras incluyen las renovaciones de acabados en el hogar y el cambio de la distribución de la vivienda.
  • Obras con las que debes solicitar los Procesos Ordinarios: Todas aquellas obras que necesiten de un proyecto o termine afectando a la estructura del edificio, como por ejemplo la instalación de antenas, obras exteriores a la vivienda o todas aquellas obras que requieran de grúas, necesitarán llevar a cabo los procesos ordinarios.